Log in

Violencia en las escuelas: La parcialidad del Alcalde Alessandri y el Ministro Chadwick

Máximo Constanzo

El alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, publicó mediáticamente en la semana, imágenes de una gresca entre estudiantes del INBA y personal de Fuerzas Especiales de Carabineros, donde estos últimos fueron repelidos por los jóvenes y uno de los carabineros fue golpeado en el suelo.

Estas imágenes, fueron usadas, para justificar la necesidad que tienen la autoridades de los colegios para mediante leyes tener “nuevas herramientas” para expulsar a los alumnos que cometan niveles de desordenes violentos graves. Esta campaña comunicacional, apoyada por el Ministro del Interior y el alto mando de Carabineros, se da justo en un momento en que está en cuestionamiento, hasta la constitucionalidad, el proyecto “Aula Segura”, que los estudiantes han bautizado como “Jaula segura”.

El ministro del Interior, Andrés Chadwick, expresó “Indignantes imágenes al interior del INBA la semana pasada en las que un carabinero es agredido brutalmente. Hubo 6 detenidos e Intendencia presentó querella. Carabineros cuenta con todo el respaldo del Gobierno !! Urge aprobar #AulaSegura para erradicar a estos violentistas”.

Desde el mundo político salieron a condenar los hechos de violencia. Los canales de televisión casi en cadena repitieron reiteradamente el video del Alcalde Alessandri e incluso realizaron programas especiales.

 Hasta ahí, publicidad pura y dura, detrás de la campaña del gobierno y sus partidos para implementar en los colegios medidas de represión que aseguren “disciplina” y “normalidad” en la aulas. Es una campaña que viene de años, que cuenta con la anuencia de los partidos de la derecha, de los medios de comunicación, de ciertos sectores de padres y apoderados, de profesores e incluso de estudiantes.

Se trata de criminalizar el movimiento estudiantil, legitimar la acción de carabineros y sobre todo eliminar cualquier acción de protesta en los colegios. Los alumnos revoltosos son delincuentes a los cuales hay que expulsar o meter presos. Se habla de erradicar los hechos de violencia grave, pero ya se habla de erradicar tomas, paros, cualquier acción que impida las clases, porque hay que asegurar “respeto a la autoridad “, “normalidad”, “disciplina”.

La parcialidad de las autoridades es evidente detrás de su proyecto de “orden y seguridad”, nada muestran, ni el alcalde, ministro y medios de comunicación, de la enorme arbitrariedad, abuso de poder y violencia que usa Carabineros diariamente contra los jóvenes, a través de los controles de identidad cotidianos o en la movilizaciones estudiantiles. El uso de apaleos, callejones oscuros, pateaduras a parte de las humillaciones y manoseos a las muchachas son cosa cotidiana. Que respeto o simpatía pueden tener los jóvenes por Carabineros, que además es una institución gravemente cuestionada por escándalos de robos y encubrimientos en su proceder y que tiene un Director General que en su época de oficial joven estaba vinculado a un prostíbulo.

Porque se tiene que tener respeto por autoridades, como el alcalde de Santiago, vinculado a la más feroz dictadura que hemos vivido los chilenos, donde imperó el robo, saqueo y la tortura.

Hay que ser muy cara dura, exigir respeto por un orden impuesto a sangre y fuego.

Todo el derecho de mundo tienen los estudiantes a protestar, incluso usando la autodefensa como una herramienta valida. La protesta es el primer derecho humano, sin ella no existirían los demás derechos humanos.

La violencia, partiendo por las actuales leyes, las pone el sistema, la violencia juvenil, incluso la que no sirve, porque hay violencia irracional que no sirve, es sólo un síntoma de la enfermedad. El actual sistema está cosechando lo que sembró.

Vivimos en una sociedad sin sentido de vida, donde el grueso de los jóvenes son desechables, con las más altas tasas de suicidio juvenil luego de Corea del Sur, con las más altas enfermedades mentales de niños de menos de 6 años, con un sistema de protección de la infancia, como el Sename, que es una verdadera vergüenza y luego aparecen unos “pelotudos” que proponen solucionar la crisis que vive en la juventud chilena, que es la crisis de la actual sociedad, con más represión y exigiendo “respeto a la “autoridad”, “normalidad”, “disciplina”, es de un simplismo digno de asombro.

Last modified onViernes, 12 Octubre 2018 19:24

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses