Log in

5 octubre, nada que celebrar

Editorial El Rodriguista……

El  5 de octubre para bien o para mal es parte de la historia reciente de Chile. Fuerzas que estuvieron en la resistencia contra la dictadura terrorista como  el  Partido Comunista  piden ser considerados en las celebraciones del triunfo del  NO. Por otro lado el gobierno de Piñera, también se apresta a conmemorar la fecha, a pesar que la inmensa mayoría de su gobierno, fue partidario del Sí.

Hay un inmenso consenso, particularmente en la élite de poder de ayer y de hoy, partidarios del  SI y del No, de que,  lo mejor que pudo haber pasado el 5 de octubre de 1988, fue el triunfo del NO.

El triunfo del No fue resultado de una compleja operación ejecutada en tierra chilena, norteamericana y europea. Se trataba de eliminar la posibilidad de una nueva Cuba y el escenario fue resuelto a mediados de los 80. Todo fue parte central de los acuerdos entre una parte de la dictadura (la más blanda), el imperio norteamericano y la entonces oposición burguesa a la dictadura. Desde esa realidad se impuso un tipo de “transición” como la que hemos sufrido los chilenos hasta hoy.

 

El triunfo del No tenía que salir así, precario, con un alto porcentaje de partidarios de la dictadura, incluso con roces entre sus adherentes. A final todo tiene peligro, es parte de la puesta en escena.

Lo claro es que nunca hubo una voluntad real para terminar con la dictadura. Fue una obra brillante de la élite de poder que hasta hoy se felicita por su gigantesco éxito. Todo cambio para que nada cambiara.

Como alguna vez digiera Tironi, sólo hubo un perdedor, la oposición radical a la dictadura. Ese perdedor fue el pueblo que quería justicia y seguir con el camino que trazo Allende.

El sueño revolucionario, fue derrotado el 73, ese sueño fue derrotado en los 80. La sangre de los trabajadores y trabajadoras corrieron impunemente en los 70 y en los 80.

En el Chile actual, salvo rarezas, no tiene mucha importancia, si fuiste partidario de la dictadura o  eras opositor, total en el sentido común imperante somos todos demócratas, somos todos civilizados y arreglamos nuestras diferencias con un lápiz y un papel. La historia nuevamente la escribieron los ganadores.

Mientras tanto juntemos experticias, abrámosle paso al poder popular y sobre todos juntemos fobia a eso que la élite llama política, que es el accionar de los burócratas, aprovechadores, embaucadores de siempre.

5 octubre, nada que celebrar para los revolucionarios, que celebre la élite ya que tienen razones para hacerlo.

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses